viernes, 9 de enero de 2015

Reseña Apocalypse World

Buenas noches, entes dementes de cerebrales hipertrofiados, mutantes distantes del yermo, señoras y señores (si es que alguno queda).
Ésta noche seré vuestro Maestro de Ceremonias.


Os traigo calentita, recién sacada de lo más profundo del horno fangoso que es mi propia mente la reseña del manual edición rústica de Apocalypse World, editado por ConBarba a principios del 2013 (¿Ya han pasado dos años? ¡Joder!) se ve que llego tarde, pero llego, que es lo que dice la canción que importa en realidad.
Poneos  cómodos que la peli es larga de cojones. Haced palomitas, tomad un poco de licor de cactus. No joder, de eso no, eso es meado de mi gato; el otro bidón, el que uso cuando el coche se queda sin gasofa. Ese. Sí.
Lo físico está de pelotas, un manual de casi 320 páginas en rústica, formato A5, que en escala aviones de papel es lo mismo que decir que me lo puedo llevar a cagar y no confundirlo con el periódico que uso para limpiarme el ojal; un lomo de cartón del bueno, cosido, encolado, mi gato le ha pegado un par de mordiscos y aguantó el tipo. El gramaje es bueno, como el del tipo del fondo, y no transparenta. Eso no puede decirse de lo que quiera que lleve puesto la mitad de vosotros. Como soy un fetichista de mierda y lo sabéis, una de las primeras cosas que hice fue olerlo. Canela fina. Eso sí, no quema demasiado bien, para eso es mejor el de El Rastro de Cthulhu. Y para pintarrajearlo, también. Por el glosa... Glosario... Glosamer... La mierda esa que hace que la grasa de las hamburguesas no se le quede demasiado pegada.
Está maquetado a una columna con un justificado correcto, la tipografía es sencilla, con una serifa agradable y si alguien ha entendido todo eso, decirle que yo no, pero que Cerebrito me lo ha chivado, dice que mola. Yo solo se que estando cegato casi perdido no me hace guiñar demasiado los ojos.
La prosa está muy bien hilada, las pinceladas de ambiente aquí, allí y allá lo suficiente para que quieras saber mas. Y de eso se trata. Apocalypse World no te lo da mascado, te lo da crudo y tú te lo haces a tu manera. No te obliga a una metatrama o a un entorno hipercontrolado, la historia no va de eso sino de que descubras lo que pasa cuando pase, que las cosas estén ahí cuando lo necesites y no porque simplemente está. Los detalles son importantes.
En cuanto al sistema, se parece al juego este que hay en el casino de Manchas, ya sabes, el de los dados rojos. Muy elegante. Mi parte favorita es la Bio. Y la cuenta atrás. Y los movimientos.
Es un juego redondo, que no os gustará si buscáis algo más táctico, con más enjundia (suena bien esa palabra) tipo niveles o si buscáis el tesoro definitivo. Aquí no hay eso, aquí hay mucha mierda, situaciones tensas, sexo, drogas y rol. (Eso no quiere decir que si fuera de la otra forma no sería rol, lo otro también tiene mucho rol. O qué pesabais)
Puntuación: +1 trueque