domingo, 26 de abril de 2015

Cualquier tiempo pasado

Esta semana ha sido muy productiva. He estado avanzando a tope con un montón de proyectos roleros y la verdad es que estoy muy contento del estado general de las cosas.


Uno de estos proyectos friki-roleros está siendo la creaión de una Wiki con +Sergio Cotelo (pronto, cuando tengamos más artículos creados, os diremos la dirección) para emular el sabor de aquellas partidas de nuestra infancia rolera, de D&D caja roja (sí, la que no existe), AD&D y aledaños usando el tan pulido sistema de D&D 5a.
Este trabajo me sirve para despejar la cabeza de mis otros proyectos y, al mismo tiempo, realizar un espeleologismo rolero muy interesante.

Se ha dicho que los sistemas y las mecánicas han avanzado, y es cierto. El hobby comenzó con mecánicas muy sencillas, diseñadas teniendo en mente sólo uno o dos tipos de dado (en el caso de D&D el D20 y el D6) y mecánicas de tirada única para irse complicando mecánicamente.

Hace 10 años, sin embargo, hubo un retorno a la sencillez. Este retorno vino de la mano de las últimas, 3.X y 4ª ediciones del juego de rol de fantasía que inició todo éste petate. Éstas ediciones se manejaban mejor por sistemas informatizados que por personas. De hecho, la 4ª edición tenía tanto sabor a videojuego que muchos renegamos del juego y efectivamente (o materialmente, que diría Silver Kane) nos pusimos a jugar a videojuegos o volvimos la vista atrás. En muchos casos ambas cosas.

¿Qué tienen aquellos sistemas, juegos y ambientaciones? Personalmente pienso que estamos deseando volver a experimentar la ilusión, sin la carga esta de los cálculos excesivos. Queremos que los mundos, juegos y sistemas sean accesibles. La apertura (y cada vez más) del rol al público requiere que nos acerquemos al medio audiovisual. No hay tiempo y la diversión/emulación debe ser lo más accesible e inmediata posible. No podemos aprehender (nótese esa h intercalada) complejidades.

Así podemos ver cómo los diseños del rol patrio (Espada Negra, La Marca del Este, Walkure, Hitos... ) apuestan por un núcleo de sistema sencillo y fácil al que luego cada autor añade mecánicas más o menos clásicas, al gusto para especiarlo. Aún así, son todo sistemas que deben y pueden enseñarse en 5 o 10 minutos a lo sumo.

En el panorama internacional la situación es la misma, con aproximaciones al diseño desde lo básico y funcional. Todo este trabajo ha propiciado ésta entrada que pretende ser una pequeña reflexión al respecto. ¿Qué opináis vosotros?