jueves, 5 de febrero de 2015

Las partidas lineales, las no lineales, las metatramas y yo.


Todo comenzó con ésta entrada de +Rolero, la cual fué contestada aquí por +Verion Alendar. Ésta serie de entradas generaron un gran debate en G+, el cual he seguido fielmente, pues es una de las cuestiones más interesantes que ha vivido la rolesfera (¿Eso existe?¿Se come?) desde hace tiempo (sin contar las Epic Role Battle of Fantasy, pero eso es lo más EPICO que .. ya, ya me callo, no electroshock no *¡waaaaaaaaaaagh!*) 
Como varias personas solicitaban una aproximación a cómo tratar los eventos externos al núcleo de juego en las partidas abiertas, +Verion Alendar nos cedió una estupenda visión del trabajo que hace entre bambalinas.

Como sabréis quienes seguís el blog éste que redacto malamente y publico cuando puedo, tengo en marcha una serie de entradas sobre cómo construir un pequeño (muy pequeño) sandbox con unos pocos pasos. Vale que voy bastante retrasado, tengo pendiente el ejemplo de la segunda parte del asunto y finalizar la serie con dos artículos más, uno de cómo finalizar todo el meollo y otro ejemplificando lo dicho (vamos, que en tres entradas está acabado xD).

El caso es que tampoco he explicado mi posición en el tema, ni dado un ejemplo, como han hecho ellos y la verdad es que me apetece un poco hacerlo, para que se comprenda mejor cómo y por qué trabajo y de qué forma (y en última instancia, para quién) además de contribuir con mi granito de arena en éste debate.

Yo también, como algunos, pienso que el rol es un arte. Un arte que cuesta mucho dominar y que cuesta enfocar, pero que cuando dominas y enfocas, crea magia.

Así que vamos a explicar cómo se hace una partida por tramas, algo más dirigista que el estilo de +Verion  , pero menos "encarrilado" que lo comentado por +Jesús.

La idea subyacente es que cada personaje debe tener una trama inicial que sigue y que has de acordar (o no, eso depende de la mesa, como siempre) con el jugador que interpreta a ese personaje. El leit-motiv, si queremos decirlo así de dicho personaje. A mayores, deberíamos tener un mundo en el que haya varias facciones opuestas luchando por los mismos recursos (sean reliquias, oro, materias primas, poder, o incluso todas ellas mezcladas...) cada facción debería tener así mismo un leit-motiv que genere acción.

Todas esas tramas se exponen de una forma u otra a los jugadores, sea como misiones, rumores, noticias (si el mundo lo permite) o similares, de forma que pueden en cualquier momento elegir la que más les gusta o conviene. Se entrelazarán las tramas de forma natural, cuando los jugadores se centren en ellas y morirán aquellas que no sean necesarias para los jugadores. De ésta forma, podemos trabajar en las tramas que son necesarias en la partida y dejar para otro momento aquellas que no son necesarias...

Y aquí entra mi opinión de las metatramas como "ayudas" a los juegos de rol:

He de decir que las metatramas ayudan en éste tipo de escenarios, ya que proporcionan al máster elementos externos que entrelazar con su campaña personal. Proporcionan un elemento externo que el máster puede usar como guía para presentar cosas a los jugadores. En éste sentido, yo nunca me he tomado las metatramas de los juegos que las tienen en el sentido literal. Las pongo siempre al alcance de los jugadores. ¿Quieres matar a Lucita? No hay problema, veamos que pasa cuando el Sabbat vaya a por tu pellejo sin compasión, intenta huir o esconderte o lo que sea. ¿El run que estás jugando implica escoltar a un extraño millonario hasta la capilla sixtina (+Diego López *guiño* *guiño*)? No, no hay problema si en medio de los alpes suizos te cargas a dicho millonario ahora ¿Qué pasa con la ira divina desatada? O quizá quieras unirte a los Hijos de Lilith en Tribe 8, o montarte tus propio grupo de descastados opuestos a la tiranía de las Fátimas pero ¿Estás dispuesto a renunciar a la protección de una Diosa viviente?

Siempre que uso una metatrama la destripo, la deshago y la adapto a lo que está sucediendo en éste momento. No me ciño a lo que diga la continuidad del juego (y por ello los autores seguramente me odien) sino a lo que es más llamativo o interesante que pueda suceder. De hecho, en varias de las campañas de Shadowrun, Dunkelzahn ha muerto en medio de la campaña sin que me importe en qué año exacto están...

Como último decir que aunque mi postura pueda parecer encontrada a la de alguno de los aquí nombrados, no pretende atacar a nadie, sino que es expresada desde el más profundo de los respetos, tenía que escribir esta entrada y lo sabéis.

¡Stay Tuned!